Análisis de Streets of Rage
SISTEMA MAESTRO

Análisis de Streets of Rage

streets of rage screenshot

En la época de los salones arcade, los juegos de combates callejeros eran muy populares. SEGA creó Streets of Rage especialmente para la consola Mega Drive, y posteriormente hizo una versión para la Master System, que estaba a un gran nivel pese a que la máquina era más antigua y por lo tanto más limitada técnicamente.

La historia se sitúa en una ciudad imaginaria, en la que una organización criminal ha tomado el control del gobierno y la policía. Como consecuencia, la ciudad se ha convertido en un sitio donde la violencia y el crimen hacen que nadie está a salvo. Pero hay 3 jóvenes policías que deciden recuperar la ciudad a puñetazos: Adam Hunter, Axel Stone y Blaze Fielding.

streets of rage screenshot

Cada personaje tiene sus propios valores de Fuerza, Salto y Velocidad, lo que los hace un poco diferentes entre sí a nivel jugable. El control de los personajes es muy bueno, el juego consigue dar variedad con sólo los 2 botones del mando de la Master System.

Con un botón saltamos, y con el otro golpeamos, aunque hay más: si pulsamos los dos a la vez, damos un golpe hacia atrás, muy útil cuando nos atacan enemigos por ambos lados, y si golpeamos mientras saltamos, damos una patada al aire muy potente. También podemos coger a los enemigos para golpearlos o lanzarlos si nos acercamos lo suficiente.

streets of rage screenshot

Además, disponemos de un ataque especial, característico del juego, consistente en un coche de policia desde el que disparan con un bazooka, que daña a todos los enemigos de la pantalla a la vez. Este ataque se acciona con el juego pausado y pulsando golpear (ya no había más botones disponibles). Esto en un problema cuando jugamos en la consola original, ya que el botón de pausa se encuentra en la consola, no el mando, por lo que debemos tenerla cerca.

El movimiento de los personajes es muy suave, y responde muy bien al control por parte del jugador. Es un punto muy importante en un juego como éste, en el que debemos atacar a los enemigos con precisón.

streets of rage screenshot

A lo largo del recorrido hay objetos que se pueden romper, como barriles, cabinas de teléfono, y otro mobiliario urbano. Al romperlos, podemos encontrar aumentos de salud, de puntuación, o armas como bates y tuberías.

El juego se divide en 8 fases, cada una con un jefe final. Los escenarios son variados, y los enemigos tienen bastante variedad para un juego de éstas características, propenso a enviar varios enemigos iguales a la vez. Como limitación, sólo nos enfrentaremos a 2 enemigos a la vez en pantalla, por limitaciones técnicas.

streets of rage screenshot

El apartado gráfico es fantástico, con unos gráficos muy coloridos, sacando el máximo partido de las capacidades de la SEGA Master System. Hay un gran trabajo para conseguir sacar el máximo provecho del sistema en cuanto a colores.

streets of rage screenshot

La música, compuesta por Yuzo Koshiro, consta de algunas melodías memorables, y en general están a gran nivel. Los efectos sonoros, aunque no son malos, no son de lo mejor del juego. Yuzo Koshiro es un músico muy conocido en SEGA, tras haber trabajado en sagas míticas como Streets of Rage o Shinobi.

Streets of Rage es el mejor exponente del género de los combates callejeros en la SEGA Master System. Su jugabilidad es excelente, sus gráficos están entre los mejores de la máquina, y la música y los efectos están también a un gran nivel. Sólo se le hecha en falta un modo para 2 jugadores simultáneos, pero en este caso las limitaciones técnicas lo impiden. Imprescidible.

JUGABILIDAD
GRÁFICOS
SONIDO
HISTORIA
TOTAL